Saltar al contenido

Moldes para microcemento

Hablaremos sobre los distintos tipos de moldes para microcemento, uno de los principales motivos para su compra, ventajas y desventajas de los moldes para microcemento y desarrollaremos una pequeña guía donde explicaremos como utilizar esta herramienta.

Tipos de moldes para microcemento

Existen diversos tipos de moldes para microcemento, a continuación mencionaremos los más conocidos.

  • Molde Pavimento

  • Moldes Fachadas

  • Moldes cenefas

Cada uno de los moldes expuestos anteriormente cuentan con un punto en particular, aunque se utilicen en superficies completamente distintas y con acabados distintos. El microcemento al ser un material resistente al agua y abrasiones es ideal para su utilización.

En el momento de la construcción de moldes para microcemento podemos encontrarlos de tipo metálico, plástico duro o polímeros flexibles. La selección dependerá del resultado final que se quiera obtener.

En el caso del tipo metálico al ser un material pesado se requiere de mucho esfuerzo, sin embargo este tipo de moldes suelen durar más tiempo y se desgastan mucho menos que los demás.

A diferencia de los tipos como plástico duro o polímeros que su peso es mucho más liviano que el metálico este tiene una desventaja en donde su duración es por menos tiempo y la rapidez del desgaste es mayor.

Motivos para comprar un molde para microcemento

El principal motivo para la compra de moldes de microcemento es su fácil utilización y la calidad del resultado final, por lo que al ser implementado en cualquier superficie o área el molde te garantizara la calidad del trabajo.

Muchos decoradores recomiendan comprar moldes porque mas allá de la estética que sin duda alguna es una de las razones más favorables, también lo recomiendan pensando en la economía del cliente, ya que al ofrecer un material de buena calidad los resultados serán más duraderos.

Ventajas y desventajas de los moldes para microcemento

            Una de las ventajas es sin duda alguna el excelente acabado, este producto ha causado un cantidad de revuelos en el mundo de la decoración y diseños de espacios interiores.

Por otro lado, es un material que puede ser utilización sobre cualquier superficie sin la necesidad de tener que remover el producto que se encuentre previamente en la superficie, generando de esta manera un ahorro significativo en mano de obra y tiempo.

Sin embargo, existen algunas desventajas como el costo, al ser un producto de calidad y exclusivo suele tener un costo alto y por lo que no está al alcance de las posibilidades de todas las personas.

Otro punto importante de las ventajas, es que no todos los que se hacen llamar profesionales cuentan con la experiencia necesaria para la utilización de este producto. Debes tener este punto muy presente, ya que, la buena aplicación será la garantía del trabajo final.

El producto podrá ser de la mejor calidad posible, pero si lo aplica una persona inexperta el resultado obtenido no será el esperado, es por esto que asegurarse que es un profesional con total experiencia en el manejo de este material es indispensable.

¿Cómo utilizar los moldes de microcemento? Breve guía.

Como hemos mencionado anteriormente, es un proceso que se debe dejar en manos de un experto, ya que es un trabajo delicado, que requiere de mucho tiempo y de un mantenimiento posterior periódico para mantener por un muy largo tiempo los resultados que has obtenidos.

Como se utiliza este material te lo explicaremos a continuación tomando el ejemplo de que se desee aplicar sobre la superficie de una pared.

En primer lugar se comienza limpiando el revestimiento, puede ser un pañito húmedo si así lo desea, esto para comenzar con el “lienzo limpio” como muchos decoradores lo denominan, sin embargo es un paso opcional, porque si no lo deseas puedes obviarlo y seguir con el proceso.

Posteriormente deberás aplicar una capa de imprimación esto con el objetivo de aumentar la capacidad de agarre en la superficie, recuerda que en este caso estamos trabajando sobre una pared y no queremos que al poco tiempo el trabajo se nos venga abajo.

Es por esto que insistimos mucho en que la mano de un buen profesional marcara la gran diferencia del resultado final obtenido. Una vez el producto ha secado se aplica una mezcla de regularización con llana, esta mezcla la dejamos secar por alrededor de 24 horas y posterior a esta espera hacemos el trabajo de lijar.

Este proceso se repetirá si se va a aplicar varias capas del producto, que con ayuda de los pigmentos de color natural, será del color que mas deseas, obteniendo un toque de originalidad.

Luego de haber aplicado las capas necesarias se procede a sellar la superficie, ya sea con barniz o algún otro producto hidrofugante, que mantendrá la durabilidad y la resistencia del revestimiento.

Este material es perfecto para ser trabajo incluso en caso de reconstrucción de viviendas, por su capacidad de cubrir todo tipo de superficie a la perfección como por ejemplo hormigón, cemento, azulejos, baldosas, yeso, pladur, metal, plástico, gres, incluso mármol.

Gracias a esta nueva tendencia lograras obtener en cualquier área o superficie un acabado estético, dando entrada a cualquier decoración o estilo que desees, desde una ambientación industrial hasta algo un poco más moderno.